Cuentacuentos puertorriqueña motiva la lectura con técnica japonesa

26 de abril, 2019

María Teresa Marichal también relató los cuentos de su autoría “El sol taíno”, “La chivita”, “María Magañas”, “Plancha la planchadora”, entre otros, a los niños y jóvenes miembros del club de surf La Boya, zona playera de Andrés, Boca Chica

SANTO DOMINGO, 26 de abril de 2019.- La actriz, escritora, titiritera y cuentacuentos puertorriqueña María Teresa Marichal Lugo (Tere), fue invitada al país por la Vicepresidencia de la República, a través de la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana (BIJRD), para motivar a padres y educadores a utilizar la narración y métodos alternativos como el kamishibai para estimular en los niños la pasión por la lectura y desarrollar su imaginación y creatividad.

Marichal, quien es creadora de la compañía de teatro “Los nuevos alquimistas” y ganadora de varios premios y reconocimientos por fomentar la narración y lectura de cuentos, como parte de la celebración del décimo aniversario de la BIJRD, promueve la famosa técnica de narración japonesa denominada kamishibai.

La narradora de cuentos infantiles realizó en el aula múltiple de la BIJRD, el taller “Kamishibai: otra forma de leer cuentos al estilo japonés”, donde le explicó a maestros, bibliotecarios y amantes de la literatura que actualmente en muchas partes del mundo se usa esta milenaria técnica con el propósito de entretener, educar y despertar el interés por la lectura en los niños.

Enfatizó que como recurso pedagógico y didáctico, el kamishibai le da la oportunidad a niños y adultos de ampliar la mirada multicultural, despertar la imaginación, la creatividad, la capacidad de observación y la concentración. De igual manera, abordar la diversidad de obras, la integración curricular entre distintos saberes propios de subsectores como la educación artística, la música, la educación tecnológica, etc.

“El Kamishibai al igual que el libro, es un objeto cultural que ayuda a prolongar el pensamiento, la imaginación, la memoria, el relato, la reflexión, el espíritu de las vidas que alimentan las narraciones, las historias que transitan y habitan en el teatro de papel”, afirmó.

De su lado, Dulce Elvira de los Santos, directora de la BIJRD, manifestó que durante estos 10 años el centro cultura se ha caracterizado por estar en contaste innovación de sus estrategias lectoras para fomentar la lectura en la niñez y la juventud del país. “Implementar el kamishibai como un medio transmisor de historias orales en nuestros programas de acciones nos ha permitido atrapar de manera divertida y dinámica a los lectores”, resaltó

De igual manera, la escritora narró su cuento de trabalenguas “María Chucena techaba su choza”, con los pequeños del club de lectura de la sala Biblio de “l@s Niñ@s”, quienes tuvieron la oportunidad de conocer la vida y obra de la autora a través de una sección de preguntas y repuestas.

Igualmente, relató los cuentos de su autoría “El sol taíno”, “La chivita”, “María Magañas”, “Plancha la planchadora” entre otros, a los niños y jóvenes miembros del club de surf La Boya, zona playera de Andrés, Boca Chica.

Tere Marichal también estuvo de visita en la XXII Edición de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2019, que se celebró del 26 de abril al 5 de mayo en la Fortaleza de Santo Domingo (Ozama), calle Las Damas y Plaza España de la Ciudad Colonial.

Kamishibai

Literalmente significa “Teatro de papel” y es una manera de contar historias de tradición oral, que se originó en los templos budistas de Japón, allá por el lejano siglo XII. Los monjes utilizaban pergaminos que combinaban imágenes con texto, para contar historias a las audiencias que, por aquel entonces, la mayoría eran analfabetas. A principios de 1920, el kamishibai resurgió como manera tradicional de contar cuentos.

Sobre la cuentacuentos

María Teresa Marichal Lugo es cuentacuentos, titiritera, escritora y productora de espectáculos infantiles, oriunda de Puerto Rico. Se inicia en el 1976 trabajando con materiales desechables y contando cuentos mientras reutiliza la basura y la transformaba en arte. Obtuvo el premio de Educación Ambiental otorgado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) y varios premios y reconocimientos por su trabajo fomentando la narración y lectura de cuentos. Es Miembro de la Red Internacional de Cuentacuentos.