Leyendo a René del Risco motiva a jóvenes en Feria Internacional del Libro

22 de abril, 2017

La Vicepresidencia de la República desarrolla en su pabellón Aprender es divertido, una jornada de lectura de cuentos y poemas escritos por el emblemático autor

 

SANTO DOMINGO, 22 de abril 2017.- Con la narración del poema El viento frío, del destacado escritor René del Risco Bermúdez, las cuentistas Dulce Elvira de los Santos, Carmen Elvira Taveras, Rita de los Santos y María Alejandra Ruival pusieron a volar la imaginación de varios jóvenes y adolescentes que visitaron este sábado el pabellón Aprender es divertido, de la Vicepresidencia de la República, instalado en XX Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2017.

“Ahora estamos frente a otro tiempo del que no podemos salir hacia atrás, estamos frente a voces y las risas, alguien alza en sus brazos a un niño, otros hay que destapan botellas o buscan entretenidamente alguna dirección, una calle, una casa pintada de verde con balcones hacia el mar”, es un fragmento del poema extraído del libro “Ahora que vuelvo Ton”, que compartieron las cuentacuentos en el encuentro denominado Leyendo a René del Risco.

Las cuatro expositoras narraron, además, Entrega, Este soy, así como poemas escritos durante la guerra de Abril, con énfasis en los sonetos y odas del Del Risco. De igual manera, compartieron numerosos tópicos de la vida y obra del emblemático poeta.

Dulce Elvira de los Santos, directora de la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana (BIJRD) aprovechó el espacio memorístico para motivar a los presentes a conocer las principales influencias poéticas de Del Risco.

Durante la actividad, a los asistentes al pabellón se les entregó un ejemplar del libro “Ahora que vuelvo Ton”, con el objetivo de que las presentes generaciones conozcan la trayectoria del autor al cual está dedicada la feria, que se celebra hasta el primero de mayo en la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte, y tiene como país invitado de honor a Paraguay.

René el inspirador

René del Risco fue una de las figuras determinantes en el tránsito de la literatura dominicana desde la era de Trujillo, a los intentos de democracia de los años 60. Escribió las letras de las canciones de inspiración de honda y genuina, entre las cuales se recuerdan “Si nadie amara”, “Magia”, “La ciudad en mi corazón”, “Mira qué mundo” y “Una primavera para el mundo”.

Algunas de ellas alcanzaron el éxito en las voces de Francis Santana, Niní Cáffaro, Marco Antonio Muñiz, entre otros. También se le conoce por su labor de articulista y en el quehacer radiofónico.